Cultura de la joyería en la población y cómo ha evolucionado

Casi todas las culturas tienen joyas que ocupan un lugar no sólo especial sino importante en el desarrollo de la misma. En la actualidad forman parte de un look, pero antes se tenía la creencia de que las piedras preciosas por ejemplo, estaban diseñadas para la protección o como amuletos. Han tenido una evolución tal que ahora son más los que pueden acceder a las prendas como joyas, sin importar el estatus social o la ocasión en la que se utilicen. Las marcas de joyería más importantes del mundo han tenido una evolución junto con la cultura de las personas, tal y como es el caso de Rosa Tous.

Los ornamentos para el cuerpo tienen su origen en fechas de miles de años atrás. En la historia podemos ver cómo estaban relacionados con las creencias espirituales y religiosas. Para el 3.000 a.C, los egipcios quienes fueron pioneros en muchas cosas, comenzaron a utilizar las primeras joyas hechas principalmente en oro, cobre y plata. Las piezas solo eran utilizadas por la clase rica, formando parte de los ajuares cuando fallecían. Además de los metales, se podían colocar piedras preciosas en las que destacan el lapislázuli, rubí y jade.

Con la llegada de los griegos, se empezaron a utilizar gemas en la elaboración de joyería. Ellos hacían piezas coloridas con amatistas, esmeraldas y perlas. A diferencia de los egipcios, en Roma las joyas eran utilizadas específicamente para las apariciones públicas y demás ocasiones especiales y eran lucidas por mujeres para demostrar riqueza y estatus. Hacia el 27 a.C., los romanos impusieron sus diseños complicados y ostentosos en toda Europa, tomando el control totalmente.

Dentro de las piezas que más destacaban estaban el broche, el cual sujetaba la ropa y las hebillas para el cabello. Principalmente usadas por mujeres, excepto el anillo que era utilizado por los hombres también y el que indicaba alto nivel social. La edad media estuvo caracterizada por las joyas de plata, bien sean prendedores, fíbulas, collares, horquillas, pendientes y brazaletes. Aunque también las armas eran adornadas como si fueran joyas.

El renacimiento tuvo como significado una revolución, donde se presentaron nuevas técnicas, así como en el comercio, los que dispusieron de nuevos materiales para crear las joyas. Aquí se trabajaba con piedras preciosas de gran tamaño. Un siglo más tarde, en el romanticismo, la joyería tuvo su mayor auge. Con las industrias y la nueva clase media, muchas personas tuvieron acceso a las piezas, aunque estaban hechas con menos calidad y elementos más baratos.

De las cadenas más antiguas se puede mencionar Tiffany & Co, fundada en 1837, seguidamente de Cartier Sa en 1847 y luego Bvlgari en 1884. A partir de 1900 las variedades fueron en aumento. Aparecieron nuevos movimientos artísticos como el Art Nouveau y las piezas de diseño y de autor. En el siglo XIX la industria se modernizó con los diferentes avances tecnológicos y para 1950 ya podíamos encontrar todas las piezas que encontramos en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *