El futuro de la impresión 3D se pone de manifiesto su relevancia en Barcelona

En días recientes, el museo de ciencias CosmoCaixa de Barcelona inauguró junto con Jordi Gual Sole Caixabank una exposición en la que es posible apreciar la importancia que para el futuro tendrá la tecnología de la impresión 3D en actividades tan diferentes como las sanitarias, aeroespacial, arquitectónica, educativa, artística, alimentaria o el de la moda.

De acuerdo a las palabras del director de exposiciones de ciencia de la Fundación La Caixa, Javier Hidalgo: «Viajar al futuro y experimentar la versatilidad de posibilidades que brinda la tecnología 3D» y ello es posible a través del recorrido, Del mismo modo, señala Hidalgo que «En la actual crisis sanitaria derivada de la COVID-19, la impresión 3D ya ha mostrado su gran utilidad en el sector salud», y no solo se queda allí, ya que hizo alusión también a los respiradores, válvulas de repuesto y diferentes equipos médicos que es posible observar en el recorrido, productos que ya son utilizados en la actualidad en los centros médicos.

Con la idea de conocer el alcance de dicha tecnología, la exposición fue dividida en áreas temáticas, donde la primera se ocupa de explicar qué es y cómo se llega a imprimir en 3 dimensiones, a continuación se explican los diversos avances que se han producido gracias a la impresión 3D dentro del área sanitaria, sin dejar a un lado el hecho de que imprimir supone la adaptación personal de las cosas y su caracterización, para finalmente sumergir al espectador dentro de la creatividad del individuo en todos sus aspectos.

Entre las novedades más destacadas de la exposición se encuentra el probador de ropa y calzado virtual, esta permiten la interacción del usuario con la tecnología por medio del empleo de pantallas a gran escala en las que los visitantes pueden probarse diferentes atuendos sin tener la prenda física, «una idea que puede ser de gran ayuda para la industria de la moda», acotó el director del Área de Cultura y Ciencia de la fundación La Caixa, Ignasi Miró.

Durante el recorrido es posible observar dos violines, uno de ellos construido de la forma clásica, mientras que el otro ha sido hecho con la impresión en tercera dimensión, y mientras el espectador se encuentra de frente a cada uno de ellos, pueden escuchar la misma sinfonía sin lograr diferenciar con cuál es interpretada. «Solo un oído educado podría darse cuenta de la diferencia», asegura Hidalgo.

Una de las propuestas más futuristas y revolucionarias que han mencionado ambos en rueda de prensa es que la impresión en tres dimensiones puede hacer posible la idea de construir en la Luna tan solo llevando el equipo tecnológico hasta allí.

En tal sentido, Hidalgo reflexiona: «La impresión 3D nos invita a reflexionar sobre los beneficios medioambientales que se pueden obtener mediante técnicas de construcción que pueden reducir grandes costes de producción y logística para las empresas».

Se puede apreciar en las piezas expuestas que no solo se puede utilizar el plástico para la impresión, sino que también se pueden ver materiales como la cerámica y la arena.

La tecnología 3D no se trata de solo un producto que funciona para las grandes empresas o producciones, ya que también se encuentran equipos como el lápiz impresor 3D que fue expuesto en la galería,y es una herramienta que se puede tener en casa bajo un precio muy asequible y que puede utilizar incluso un niños pequeño, así se mencionó en la información que complementa el recorrido.