España, rica en tradiciones culturales

España posee una situación geográfica privilegiada, lo que la ha convertido en un puente natural para diversas culturas del Mediterráneo, Europa y África. Este país ha tenido, a lo largo de la historia, presencia de íberos, griegos, celtas, fenicios,cartagineses, romanos, visigodos y musulmanes, y como un amarre eterno han dejado grandes vestigios arqueológicos que se han mantenido hasta la actualidad, creando un enorme patrimonio cultural e histórico. 

Dentro de la diversidad histórica y cultural que hay en España, se encuentran yacimientos con arte rupestre únicos en el mundo, catedrales, castillos, ciudades y poblados medievales e incluso vanguardistas y modernos edificios como lo son la ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia o el magnífico y enigmático museo Guggenheim de Bilbao.

Debido a la diversa geográfica del país, ha dado pie al nacimiento de distintas y ricas manifestaciones culturales regionales, con una vasta representación artística, musical, gastronómica e incluso lingüística que son el orgullo de sus pobladores. Otra de las características culturales del país, es la existencia de varios idiomas cooficiales, como lo son el catalán, el euskera, el valenciano y el gallego. 

Festividades

Dada la gran diversidad cultural  que tiene España, hace que se den distintas festividades  que se caracterizan por ser distintas a lo largo y ancho del territorio, pero que a su vez también conviven con otras celebraciones más comunes que son compartidas por todos sus habitantes. Aun cuando legalmente este país es un estado aconfesional, la mayoría de las fiestas populares que se celebran en España son de origen católico, se combinan en varias ocasiones con tradiciones paganas y lúdicas.

Un ejemplo de ello es el inicio de año nuevo, el cual se da después de las doce campanadas en las que se comen las doce uvas, para darle la bienvenida al año y que inicie con un buen pie. Esta tradición se popularizó a partir del año 1909, después de una cosecha que tuvo un importante excedente de uvas y para no perder las mismas los agricultores las vendieron como uvas de la suerte.

A esta celebración se le puede sumar otra celebración que se describe con gran arraigo y esta es la Semana Santa. Dicha celebración se lleva a cabo a finales del mes marzo o también en abril pero viene determinado por la primera luna llena luego del equinoccio de primavera con lo que se rememora la pasión, muerte y resurrección de Jesús a través de procesiones o diversos actos que resultan de gran interés al sector turístico.

Cuando llega el verano, las actividades y festividades locales se incrementan e incluso hasta las localidades más apartadas disfrutan en gran manera incluso cuatro días seguidos de festividades en los que las calles se muestran repletas de espectáculos, bailes, juegos y actividades para todas las edades. 

Por otra parte existen diversas enfocadas a la celebración de la Asunción de la Virgen que cuya celebración se lleva a cabo el 15 de agosto de cada año. En otras localidades dichas fiestas son retrasadas hasta finales del mes o a principios del mes septiembre ya que existe la tradición histórica de celebrarlas junto con la recolección de las cosechas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *