La creación y desarrollo del actual adolescente en la cultura actual

Si hay algo que le gusta a las personas, y de todas las edades son las joyas, y de seguro alba tous tiene una especial para cada gusto exigente en dicha etapa de la vida. Pero ello puede resultar un tanto intrigante y complicado con los adolescentes de esta época, porque a diferencia de las anteriores generaciones, esta ha pasado a ser la más hermética que se ha conocido.  

¿De qué trata la Cultura Adolescente? 

Desde hace unas décadas, se ha ido modificando los márgenes de edades que se suponen comprenden la adolescencia expandiéndose más allá de los mismos. En el límite inferior encontramos a los “pre-adolescentes.” Y en ello los agentes de mercadeo notaron con verdadera rapidez el potencial que existía para el mercado de los pre-adolescentes. En el otro límite encontramos los dieciocho años, que eran considerados con anterioridad el final de la adolescencia, pero en la actualidad se les considera la mitad. 

De acuerdo a la Academia Nacional de Ciencias, en la actualidad se define a la adolescencia como esa etapa que marca el inicio de la pubertad, es decir, entre los once y doce años, hasta llegados los 30 años. Pero eso no es todo, ya que su alcance va más allá de unos límites de edad. ya que se ha convertido en la meta de nuestra cultura. Si las otras generaciones soñaban con hacerse grandes siendo adultos, en la actualidad pasamos a ser  una cultura donde los adultos desean ser niños.

¿Cuales son las Señales de que tenemos una Cultura Adolescente?

1.- La gratificación debe llegar de inmediato: Y solo basta con ver a nuestro alrededor para darnos cuenta que seamos de la edad que seamos, si cuentas con una edad que no supera los 30 años, siempre vas a querer que todo suceda ya, pues no estamos dispuestos a esperar, y mucho menos a trabajar por ello. Y las características se hacen presente: La adicción a la tecnología, deudas en las tarjetas de crédito, saltando de una iglesia a otra iglesia, dejando a un lado los matrimonios, entre muchas más. 

2.- Carencia de un pensamiento a largo plazo: donde además se presenta una fuerte distracción de todos esos asuntos que realmente deben importar. Esta cultura es mayormente ignorante de lo que se refiere  a las teorías económicas, de las distinciones políticas, aunque también de las reglas de la lógica, aunque si se encuentra completamente al corriente de lo último que sucede en las redes sociales.  

3.- Llevados por los sentimientos, pero no por la verdad: en este punto encontramos el indicador clave de una persona realmente volátil, y con ello el indicador de una cultura que fracasa. La verdad suele ser asesinada por la ignorancia conjunta y sondeada.

4.- Sin haber crecido, desean cosas de adultos: De manera irónica, siguen esperando que los traten como adultos. Se enojan si se les dice lo que deben hacer, y exigen respeto pues cada una de sus opiniones cuenta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *