La creatividad aflora de un continente tan diverso como Europa

Los mas antiguos maestros en conjunción con el arte moderno, la futurista arquitectura con los idílicos paisajes de casas con entramado de madera, sus premiados diseños y los más hermosos festivales de teatro, música y cine son los que definen a Europa, pues en ella hay para todos y para todos los gustos. 

Europa llama a la inspiración

La producción creativa se ha visto alimentada durante siglos en la enorme producción de las mentes de Europa. Artistas como Leonardo da Vinci, Vincent van Gogh, Berthe Morisot, Pablo Picasso o Paula Modersohn-Becker; músicos de excepcional grandeza cuyas obras han continuado inspirando a las siguientes generaciones, desde Bach hasta los Beatles, de Mozart a Anne-Sophie Mutter. Pero Europa no sólo nos ha brindado composiciones, pinturas o música, pues su cine ha fascinado con talentos excepcionales como Alfred Hitchcock, Agnès Varda, Pedro Almodóvar o An­drzej Wajda. 

La literatura no se queda atrás con representantes como Jane Austen, Fjodor Dostojewski, Astrid Lindgren o Marcel Proust, sin olvidar a Johann Wolfgang von Goethe quien honró su reputación de genio universal con el hecho de que incluso él –que no sufría exactamente de complejos de inferioridad– sabía ante quién había que inclinarse siendo príncipe. 

Lo antiguo y lo más reciente

Tratando de darle un lugar que sea digno de exposición a la grandiosidad del arte, se une la arquitectura tras la creación de objetos realmente notables. Europa cuenta con uno de los teatros de ópera más longevos de todo el mundo, el Teatro di San Carlo de Nápoles. Para el año 1737 fue ordenada la construcción del edificio por Carlos III, mientras que a sólo 2000 kilómetros al norte se ubica también uno de los escenarios de ópera más modernos: la Staatsoper Unter den Linden Berlín, que ha sido recientemente reformada por un monto de 400 millones de euros. 

Hay quienes no podrán obviar la legendaria Biblioteca Joanina ubicada en la ciudad universitaria portuguesa de Coimbra, la misma es una obra maestra construida en el barroco. Sus estantes se encuentran hechos de palisandro y ébano. En dicha biblioteca se albergan más de 300.000 volúmenes, de los cuales 70.000 pertenecen a la Edad Moderna o anterior. No existe otro continente en donde se encuentren más monumentos, óperas, teatros y museos que en Europa.

Pero, su presentación no solo se trata de lo antiguo, ya que pueden añadirse a ello el paisaje cultural europeo colmado de edificios futuristas que marcan los más recientes estilos. Entre ellos se pueden mencionar el Palacio de la Cultura “L’Hemisfèric”, de Santiago Calatrava, en Valencia, la Kunsthaus Graz, la llamada “Friendly Alien” o, desde luego, el Louvre. Este es un museo que se inauguró en la antigua residencia de los reyes franceses en París el 10 de agosto de 1793, justamente un año luego de la abolición de la monarquía, como el “Museo Central de Arte de la República”. 

El atrevimiento ante todo 

Entre la gran cantidad que se puede encontrar, existen muchos que se ocupan de rendir homenaje a las ciencias, como el Deutsches Museum de Múnich, se inventó la impresión de libros con letras móviles, la pizza, el ordenador, la Navidad, el coche, el cine, el psicoanálisis, la anestesia, la penicilina, el fútbol y el feminismo.