La cultura como propagación de la salud

Quien iba a pensar que nuestra cultura sería la responsable directa de nuestra salud, pues lamentablemente para alguna de ellas, es así. Nuestro comportamiento como individuos de determinada sociedad viene determinada por nuestro desenvolvimiento en la misma, por lo que es apenas lógico pensar que la salud también depende de ello.

Cada cultura maneja su concepto interno de lo que es salud y por ende, de lo que es enfermedad, aunque a ello se le suele adicionar un aporte sociológico y antropológico, conjuntamente con los aportes de la biología y la medicina. También podríamos establecer un concepto de salud a través de una óptica política y económica que determine la relación entre congéneres para condicionar una experiencia en colectivo.

Salud, sinónimo de no enfermedad

Y ciertamente lo es, pero según el concepto que maneja la salud pública, para alcanzar una salud ideal se debe causar una verdadera incidencia significativa en los procesos saludables para que ésta sea una verdadera salud un ejemplo de ello podría ser un diagnóstico clínico de alguna enfermedad reumatoide, a la cual se le aplicarán acciones preventivas, las cuales evitaran un eventual desenlace por desconocimiento o por no practicar el adecuado tratamiento oportuno para conservar la salud más allá de las costumbres culturales.    

Cultura y antropología

En este ámbito, la antropología médica maneja el concepto de que el ambiente influye directamente en la salud a través de la cultura que se desarrolla en la misma. De manera que, la distribución epidemiológica se encuentra a su vez, determinada por la misma cultura.  

Y ello es posible que se determine a través de dos vías, una por medio del punto de vista local que considera que la cultura moldea los comportamientos reflejados por los individuos quienes predisponen a los habitantes de una zona a padecer de diversas enfermedades. Y también desde un punto de vista global que enmarca el ámbito político y económico con sus prácticas culturales son las que determinan el comportamiento de las personas sumado al medios ambiente son los que afectan de manera directa la salud.

Hábitos que podrían condicionan nuestra salud

Son muchas las condiciones que influyen de manera directa en la conservación de la salud más allá de nuestras cultura y que quizás resulten las misma para todos en términos generales: entre las principales podemos mencionar la alimentación, la limpieza adecuada de los lugares donde se pasa más tiempo como el hogar y los cuartos,  un certero ajuste de los horarios de descanso y trabajo, una higiene personal minuciosa, ventilación de los espacios cerrados, tomar en consideración la manera y las condiciones en las que nos desplazamos hasta el trabajo y cómo nos organizamos para desarrollar nuestras tareas en el. Así como no podríamos dejar atrás un tiempo de calidad para el ocio y la distracción.

Finalmente y ante este panorama, llegamos a la conclusión de que todos nuestros actos se encuentran condicionados por la cultura en donde nos desenvolvemos, modelando las conductas y haciendo que se homogenice los comportamientos sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *