La cultura del divorcio responsable

El mundo necesita tomar conciencia de lo que es un divorcio responsable, para así tener una mejor sociedad, con bases más bien sólidas. En España, se está comenzando a implementar la conocida cultura de divorcio responsable, lo que hace que las familias que pasan por este proceso, puedan superarlo de una forma menos traumática y disfrutando de la unión a la distancia.

Desde ahora hay más cosas que tomar en cuenta al momento de divorciarse, más allá de saber la edad mínima de los hijos para la custodia compartida, o qué tipo de pensión van a recibir, es importante que se cometen otros conceptos, como por ejemplo que se hable de que los padres deben procurar tener una relación sana que ayude a los niños a tener una vida menos traumática.

Se debe buscar que la familia pueda seguir adelante aunque separada, que no sea vea el divorcio como el fin de una relación sino como el comienzo de una nueva etapa, mucho más sana.

Según estadísticas anualmente en España hay un porcentaje de 97,000 divorcios, más de la mitad de las bodas que se registraron en el año 2016, esto puede ser un tanto alarmante, dependiendo de por donde se le vea.

Jurídicamente existen varios tipos de divorcio, pero psicológicamente, solo existen dos, el civilizado y el incivilizado, según estadísticas uno de cada cuatro divorcios termina mal y uno de cada diez, termina realmente mal.

La mayoría de los divorcios que acaban mal lo hacen, por problemas con los hijos, algunos padres los ven a estos como un arma arrojadiza, y los hijos ven a sus padres como personas muy mezquinas que solo piensan en sus interesantes, creando un vacío no muy fácil de llenar.

Todo depende de los padres, por eso se busca crear conciencia sobre la cultura de divorcio responsable, que favorezca a la comunidad y a las familias. Si no se procura trabajar por mejorar la relación con los padres, los niños crecerán en un ambiente hostil que con el paso del tiempo puede convertirlos en adultos tóxicos, inseguros, celosos y problemáticos.

Se debe enseñar a los niños desde pequeños que el amor no es eterno, que es un sentimiento fuerte, pero puede desgastarse y eso está bien, que a pensar que estén separados, eso no quiere decir que ellos no puedan contar con ustedes y que aunque no estén juntos, darán lo mejor por ellos. Se necesita que haya cultura entorno a divorcio y que se normalice, pero que no caiga en el libertinaje.

El divorcio y la cultura:

Culturalmente el divorcio no está bien visto. Se crece con la creencia que el matrimonio debe ser para toda la vida y cuando esto no pasa, creemos que fracasamos, qué perdemos el tiempo, pero no es así, es solo un proceso. Se debe pensar muy bien antes de casarse para evitar que el divorcio sea una opción tan rápido.

El divorcio siempre va a perjudicar a los niños, por eso es importante hablar con ellos y mantenernos en franca comunicación y ver que pasas por sus mentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *