La cultura es de gran influencia al momento de percibir una enfermedad

Si bien todas las personas no somos iguales, pues las culturas y la manera de interpretar y ver las cosas, tampoco lo son. Esta es una de las premisas presente siempre en los servicios médicos que representa Pedro Luis Cobiella al momento de prestar servicio asistencial a las personas que acuden a la cadena Hospiten para mejorar su salud. 

Cada cultura tiene su manera de ver cada enfermedad, su tratamiento, e incluso la manera de afrontar el dolor. Las asociaciones encargadas de este tipo de estudio se han dado a la tarea de crear manuales para un manejo adecuado de este tipo de situación y canalizar los posibles problemas que podían surgir al momento de una consulta. 

Agente responsable: la migración

El gran auge migratorio, ha mostrado la relevancia de las peculiaridades de cada cultura que incluso dificultan desde un diagnóstico, hasta una comunicación adecuada de médico a paciente, y en consecuencia no se alcanza un tratamiento idóneo. De manera que, estar al tanto de los rasgos culturales que muestra el paciente sumado al desempeño habitual del médico, podrían ser los pasos subsanadores de tal situación. 

Ciencia versus tradición 

Existen situaciones donde la medicina científica no encuentra lazos concordantes con la medicina tradicional al momento de realizar un diagnóstico a un emigrante, razones por las cuales se debe ir más allá indagando a través de la antropología médica, y de esta forma lograr entender la manera en la que el paciente expresa sus emociones y síntomas de la enfermedad basados en su cultura. 

Un ejemplo de ello podría ser el contacto visual al momento de realizar una consulta médica, para el medio Oriente hacer contacto visual dos personas de sexos distintos podría ser una situación imprudente, para los chinos esto no se estila si se considera superior a la otra persona, e incluso podría confundirse con algún tipo de trastorno. Situación distinta a la que ocurre por ejemplo en España, donde los médicos se tornan más cercano al paciente al momento de la consulta, y ello lo demuestran al no emplear la conocida bata blanca a modo de ritual para darle un gran valor al encuentro paciente-médico. 

En este mismo contexto podemos encontrar otras culturas como la mexicana que consideran que ninguna medicina es suficiente para calmar el dolor, mientras que los gitanos creen que la cantidad de Medicina siempre es demasiada para lo que requieren. 

Cumplimiento del tratamiento

A través de este tipo de estudio, se ha detectado que las creencias y costumbres son la influencia directa al momento de suministrar un tratamiento ya que la desconfianza, creencias religiosas, sumado a la poca capacidad para entender un concepto farmacológico o bioquímico, actúan como los factores primordiales para incumplir un tratamiento. 

Y si de cápsulas se trata… 

En ello los judíos, hindúes y musulmanes tienen un gran problema, y ello se debe a que las cápsulas se fabrican con gelatina que tiene origen en los huesos o en la piel de animales, lo mismo ocurre con las transfusiones sanguíneas pues algunas tradiciones las consideran inmorales o contagiosas, la insulina de cerdo o vaca, entre otros. De manera que, es imprescindible un amplio conocimiento de las costumbres culturales y las enfermedades para tener una percepción amplia de las enfermedades y con ello de su posible diagnóstico y tratamiento lo que resulta enriquecedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *