Las ciudades y su realidad cultural

Asistir a actividades que han sido programadas por contratar conferenciantes magos, leer libros que exaltan los valores de una sociedad y su evolución, entre otras maneras de estar en contacto con la cultura son posibles si tomamos en consideración una premisa básica: La cultura se ocupa de traspasar la idea de oferta que se encuentra dirigida hacia el consumo pasivo, por lo que se enfrenta con la necesidad de que se apliquen lógicas estructurantes que puedan revalorizarla y además la contemplen como un factor de desarrollo integral para la sociedad y también para sus individuos. En consecuencia, cuando se fortalece la cultura, se construye la ciudad.

Ciudad, ciudadanía y mundo globalizado suelen ser conceptos que en la actualidad se entremezclan a fin de crear un nuevo fenómeno que no está limitado a un territorio geográfico en específico, sino que ha llegado a conjugarse con una inevitable orientación hacia lo externo, como concepto y como filosofía. Todo lo anterior implica que se desvíe la atención hacia procesos que son relativos a la cultura de la diversidad, sin embargo contratar conferencista mago para evento puede resultar para bien un mejor alcance.

En tanto, esta es una diversidad que se encarga de convertir a las ciudades en un mosaico multicultural, haciéndolas más ricas, y esta es una diversidad que las convierte en un recurso que es inagotable de representaciones ciudadanas orientandolas hacia propuestas cuyo modelo es el combate activo de la desigualdad.

Este es un reto que invita a la sociedad a convertirse en una más dinámica y cambiante desde las posturas de la innovación como contratar conferenciante mago profesional bcn y de la creatividad, entendiendo a la cultura como un derecho, como un auténtico agente de cambio, además de reto para la acción transformadora.

La ciudad es reconocida como el primer nodo de la globalización. Pero contrariamente a lo que se ha pretendido extender desde los distintos medios, no se trata de que el proceso de globalización se encuentre llegando hasta las ciudades, sino que las ciudades vienen a ser en realidad su primer estadio, donde inicialmente se genera y vive su representación, donde mejor es poner de manifiesto la complejidad del mundo y donde antes que en ningún otro sitio llegan a sentirse los efectos de una sociedad múltiple y diversa.

En medio de esta situación, las ciudades adquieren un protagonismo relevante, pudiéndose decir que asistimos a un cierto “neomedievalismo” en el que las culturas llegan a fusionarse, complementarse y regenerandose. Donde los ciudadanos han llegado a complementarse y enriquecerse. De esta manera, la implicación directa de los gobiernos locales dentro de este nuevo escenario ha de permitir un acercamiento directo hacia las nuevas realidades, hacia esas nuevas necesidades.

Ante ello, es de suma importancia garantizar un refuerzo de la cohesión social tan solo por el hecho de ser los que se acercan más al ciudadano.

El papel de los gobiernos locales ha de sobrepasar ahora más que nunca las puras acciones de administración de la ciudad con el objetivo de generar nuevos espacios públicos. Como señala la Declaración de Montevideo que fue firmada el año 2005: “como catalizadores de espacios de integración más democráticos y como generadores de un ambiente multiplicador de las relaciones entre sociedades civiles de los países integrados”. Ese es el rol de los gobiernos.